Resumen de la jornada técnica 2: La industria 4.0 en el sector del mueble tapizado

Comparte:

La industria 4.0 está transformando por completo el sector del mueble tapizado lo que supone una disrupción por completo en todos sus procesos. Se trata de una transformación digital que incluye la robótica, la impresión 3D o la visión artificial entre otras muchas innovaciones.

A lo largo de esta jornada hemos visto aplicaciones, tecnología e innovaciones que se pueden aplicar al sector del mueble tapizado.

Primera ponencia de la jornada: ‘La industria 4.0 en el sector del mueble tapizado’.

En esta ponencia interviene Vicente Román Ibáñez, PhD. Investigador en el área de automatización y robótica en CETEM – Centro Tecnológico del Mueble y la Madera de la Región de Murcia.

El CETEM tiene áreas de ingeniería, tecnología de procesos, de formación, de transferencia tecnológica, I+D Electrónica, I+D Materiales, I+D Robótica y automatización en las que se trabaja sobre la mecanización de prototipos, animación virtual, impresión 3D, escaneados 3D, simulaciones de producto… todo ello encaminado a automatizar y agilizar los procesos de fabricación, minimizando los costes y aumentando la seguridad de las personas.

Tras la revolución mecánica, la eléctrica, y la llegada de internet, llegó la revolución digital, que trajo consigo un cambio en la tecnología, la sociedad y la forma de hacer las cosas. Todo ello trajo consigo un salto desde la producción en masa a una más personalizada.

La industria 4.0 se basa en la combinación de varias tecnologías para unificar una tarea:

Big Data: procesamiento y análisis de grandes volúmenes de datosImpresión 3D o fabricación aditiva.

Cloud computing (servidor): recursos compartidos para almacenamiento, comunicación…

IoT: El internet de las cosas. Interconexión digital de objetos cotidianos mediante red local o internet.
Realidad aumentada: tecnologías inmersivas de visualización que añaden información virtual al mundo real. Sirve como ayuda visual en la cadena de montaje.

Simulación: una imitación aproximada de las características, comportamiento y propiedades físicas de un proceso o sistema. Permite diseño por prueba/error. ayuda en la formación, es mucho más seguro y barato. Permite comprobar antes de invertir en maquinaria.
Integración de sistemas: interconexión de los sistemas de información de la empresa: conectar cliente, fábrica, operarios, proveedores…

Ciberseguridad: Uno de los pilares más necesarios. Protege al resto de pilares frente a secuestro de datos, denegación de servicios, robos de información o dinero.

Robótica avanzada: la rama de ingeniería que diseña, construye y usa robots. Se ha adaptado a la 4.0 mejorando sus componentes: sensores digitales, actuadores digitales y sistemas de control “inteligente”.

Hoy en día aún hay poca inclusión de esta industria en el sector del mueble, principalmente por tres motivos:

Coste: Una PYME no siempre puede hacer frente a los gastos que conlleva esta modernización, aunque se pueden minimizar gracias a las ayudas.

Dificultad: Algunos procesos son extremadamente complejos. Por ejemplo, en la industria del mueble se manejan muchas telas, algo que resulta difícil para los robots, que manejan mejor las piezas rígidas. Para solventarlo, es necesaria la I+D.

Mentalidad: Desgraciadamente, cambiar una mentalidad es mucho más difícil que superar los dos problemas anteriores.

¿Qué tareas deberían realizar los robots?

Según Vicente Román, se debería delegar en los robots colaborativos para realizar todas aquellas tareas que no aportan valor al resultado final: mover o trasladar piezas, realizar tareas repetitivas, tediosas o peligrosas para las personas…

También hemos visto los peligros potenciales de trabajar cerca de los robots. Un robot industrial es muy peligroso, así que debe estar separado de las personas, incluso vallado, debidamente señalizado… En cambio, un robot colaborativo está diseñado para trabajar con el operario.

Para ello se reduce su peso, fabricándolo con materiales menos rígidos, incluso utilizando plástico. Se reduce también su tamaño, la carga que puede mover, la velocidad, la aceleración, se le añaden sensores de fuerza y mecanismos de seguridad…

¿Se van a perder empleos?

Vicente Román nos cuenta que es una pregunta que no merece la pena hacerse porque estamos ante un proceso inevitable. En cambio, todo el esfuerzo y energía que dedicamos a resolverla podríamos dedicarlo a adaptarnos a este proceso. Además, también tenemos que tener en cuenta que el proceso está centrando en la colaboración humano-robot, no en la sustitución completa de las personas.

Para finalizar, nos ha mostrado algunos proyectos en los que han trabajado en el CETEM, como robots encargados de realizar los ciclos que comprueban la resistencia de los productos (una cama plegable), aplicaciones que detectan la rotura de piezas y detienen los ciclos para evitar roturas o daños, o robots encargados de tareas como encolar piezas, coser etiquetas, realizar remaches o trasladar productos gracias a un mapeado de la estancia

Segunda ponencia de la jornada: ‘Digitalización 4.0 para la industria del mueble tapizado’

Juan Luis Martínez Graciá, gerente CEO de la empresa yeclana Grupo SIM, ha explicado cómo la digitalización de los procesos puede ahorrar tiempo para emplearlo en otras tareas.

Mediante unas etiquetas con códigos de barras que emiten radiofrecuencias consiguen tomar datos en tiempo real sin necesidad de la intervención de personas.

Juan Luis Martínez también nos ha explicado la distribución y el funcionamiento de su página web, una herramienta imprescindible para que exista una comunicación eficaz con los clientes, permitiendo incluso la resolución de consultas en tiempo real.

¿Cómo se aplica esta herramienta a las empresas de tapizado?

A través de ordenadores o teléfonos móviles, además de las antenas de radiofrecuencia y el sistema de etiquetado, se puede controlar todo el proceso desde que el cliente encarga el producto hasta que lo recibe.

En la propia web, el cliente dispone de un modelo en 3D del producto sobre el que podrá elegir todas las características que desee entre las opciones disponibles (a la vez que obtiene un presupuesto en tiempo real) y que el pedido llegue automáticamente al sistema de ventas. Esta automatización llegará a fábrica con información sobre todos los componentes necesarios para fabricar el producto.

Durante toda la fabricación, se recibirán datos indicando en tiempo real en qué lugar se encuentra el producto, quién está trabajando en él, y en qué fase de la fabricación está.

También se notificarán avisos sobre cualquier incidencia como rotura de piezas, desperfectos o extravío de algún componente.

Juan Luis Martínez ha destacado la utilidad de esta herramienta en el sector del tapizado, donde es muy común externalizar el cosido, ya que permite controlar los tiempos y la línea de tiempo de fabricación.

Una vez finalizada la fabricación, la tecnología sigue resultando crucial. Gracias a las antenas que controlan la lista de carga de los muelles, se puede detectar inmediatamente cualquier error y evitar que el producto se envíe al lugar incorrecto, provocando la pérdida del material y el retraso en la entrega al cliente.

También se sabrá el momento exacto de la entrega y se podrá iniciar la facturación sin necesidad de esperar a recibir un albarán de entrega firmado a mano.

Además de automatizar procesos de fabricación, las soluciones de Grupo SIM permiten gestionar la disponibilidad de los trabajadores (vacaciones, horario, etc.), lo que entre otras cosas permite saber de cuánta gente se dispone en un momento concreto de la fabricación.